Alejandra Bravo de la Parra

La doctora María Alejandra Bravo de la Parra, científica mexicana, es un claro ejemplo de éxito en el campo de STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemática por sus siglas en inglés). Ha sido galardonada en 2010 con el premio L'Oréal-UNESCO a mujeres científicas, por la investigación de una toxina producida por la bacteria Bacillus thuringiensis como un poderoso insecticida. En el año de 1985 finalizó sus estudios en Licenciatura en Investigación Biomédica Básica en el Instituto de Investigaciones Biomédicas en la Universidad Autónoma de México (UNAM), para posteriormente, tras una serie de pruebas, ser aprobada para presentar ingresar directamente al doctorado en Investigación Biomédica Básica en el Centro de Investigación sobre Fijación de Nitrógeno de la UNAM.

El primer año de carrera, cualquiera que sea, es uno de los más difíciles, ya que comienza el proceso de adaptación. En su experiencia, era un constante reto, pero también una motivación al ver que sus maestros, quienes eran investigadores, tenían todo el propósito de hacer que se convirtieran ellos mismos en uno.

Dejó cosas que pudieron haber cambiado su vida por completo, pero que fueron las decisiones correctas para llegar a ser lo que es hoy en día. Con personas que la inspiraron y que tuvieron un gran impacto en su vida; la Dra. Alicia González Manjarrez, quien fue una de sus primeras maestras y que la inició en el campo y quien le compartió su entusiasmo por la ciencia; el Dr. Jaime Mora con quien trabajó casi 6 años, desde Licenciatura hasta Doctorado y del cual es muy semejante su “manera de hacer ciencia”; y por último está el Dr. Rodolfo Quintero, quien le propuso trabajar con el tema que actualmente investiga, entrando profundamente en el proyecto y ayudándole a fortalecer su confianza en sus propios conocimientos.

Con una visión futurista comenzó con la investigación. Nadie sabía cómo funcionaban las proteínas de estas cepas que mataban insectos, y para esto necesitaba conseguir nuevos conocimientos, pues todo lo que había aprendido estaba relacionado con bacterias gram negativas, al contrario de estas que se encontraba analizando. Por esto mismo, comenzó la búsqueda de crecimiento profesional, al tratar de encontrar un grupo que estuviera trabajando con este tema para poder regresar teniendo la experiencia necesaria.

La oportunidad surgió en Gante, Bélgica en la Compañía Plant Genetic Systems. Su estancia en el país duró un año completo, donde descubrió varias cosas; la primera fue que su nivel de inglés no era tan malo como se imaginaba, y la segunda fue que México tiene una gran variedad de especies de bacterias únicas, por el clima, cultivos agrícolas entre diferentes factores, por esto mismo, decidió regresar al país para poder trabajar con lo que había aprendido durante su estancia en Bélgica y construir su propia colección de cepas de estas bacterias con propiedades insecticidas. En 1995, realizó otra estancia en el Instituto Pasteur en París, Francia durante un año, aprendiendo genética de estas bacterias

Poco a poco su investigación y confianza se fue expandiendo, teniendo un impacto no solo en México, si no alrededor del mundo. La capacidad de trabajo de su grupo es buena al igual que sus financiamientos, y esto solo se logra cuando tienes pasión por lo que haces, por alegrarte del entusiasmo de tus alumnos al momento que ellos crecen. Porque se ve reflejado en las colaboraciones internacionales, en los premios que recibes tras el esfuerzo de varios años estando trabajando día a día y recibirlos en un país fuera donde no solo

haces colegas sino también amigos en muchos países, y que te estimula para promover la ciencia en las mujeres.

El mejor premio que se puede recibir no solo es uno físico, sino uno que te motiva a promover lo que disfrutas y a superarte. A partir de la distinción de L'Oréal-UNESCO, comenzó su en promover la participación de las mujeres en la ciencia a cualquier nivel y revelar lo que verdaderamente es; un trabajo en equipo donde no te encuentras sola, es estimulante, y a pesar de que existen muchos más hombres en esta área, esto no significa que sea solo para ellos, es para todos, sea hombre o mujer, con el fin de crear algo que ayude a la humanidad, porque las regla es saber respetarte a ti mismo, tener un equilibrio y saber que el papel que juegan ambos géneros es igual de importante que el otro y de esta manera, nadie tiene que renunciar a nada.

“No se trata de que las mujeres se apropien de un trabajo o de otro, sino hacer equipo con los hombres y aprender a respetarse los dos por iguales”

#Ciencia #mujeres #éxito

Entradas destacadas
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square